Crece tendencia del código abierto de las Redes Sociales

El código abierto, un software que impulsó la mayoría de las innovaciones tecnológicas como la infraestructura construida por Android, las grandes nubes públicas como Facebook, Twitter, Google, Amazon y muchas otras, supone un modelo de desarrollo y venta único e innovador: no se comercializa bajo licencia sino por suscripción.

¿Cómo se crea? Este software, conocido también como “open source”, no se desarrolla puertas adentro de la compañía, sino a través de una comunidad mundial de desarrolladores, empresas y clientes que trabajan en proyectos conjuntos.

Es decir, que al ser abierto no está en una compañía ni tiene un presupuesto determinado. Se basa en comunidades de desarrollo, en las cuales contribuyen millones de personas: desarrolladores, empresas, clientes, partners, usuarios, y la propia compañía.

“Conforme estos maduran y mejoran (a una velocidad imposible de igualar por parte de las corporaciones de software propietario debido a la cantidad de gente que contribuye a mejorarlos), muchos de estos proyectos se convierten en productos de la misma compañía”, según la empresa tecnológica Red Hat.

Señala que, a diferencia del método de innovación tradicional corporativo, en el que una empresa mantiene su laboratorio de investigación y desarrollo puertas adentro, con un presupuesto limitado, el modelo de desarrollo de software “open source” es totalmente opuesto.

La clave del “open source”

“La clave del éxito de este código abierto está en “compartir”; compartir para innovar y probar los productos con mayor rapidez. Es necesario invertir mucho tiempo y dinero en las comunidades, contar con ingenieros dedicados a trabajar en ellas en diversos proyectos de software relacionados con infraestructura, middleware y sistemas cloud”, afirma Sebastián Cao, Latam Chief Architect en Red Hat, Inc.

Según Cao, cuando un proyecto de estos ha alcanzado la madurez suficiente, compañías informáticas pueden transformarlo en un producto de clase empresarial; lo comercializa bajo suscripciones anuales a las empresas. Estas suscripciones presentan diversos modelos, que incluyen servicios, implementación, y un soporte de primera clase.

Las empresas pagan por estos servicios, y pueden poner a sus organizaciones de IT a modificar el código del producto para adaptarlo a sus necesidades, dado que la licencia del open source es abierta. Asimismo, la empresa-cliente que hace mejoras al producto (que son avaladas por la propia comunidad) debe compartir obligatoriamente estas mejoras con la comunidad global.

“Es como un área de Investigación & Desarrollo (I&D), pero que funciona alrededor del mundo, con millones de especialistas que contribuyen en la innovación para crear nuevos proyectos de software, mejorar los existentes y detectar y resolver ‘bugs’ en los productos en cuestión de minutos. En un modelo de innovación cerrada, el tradicional de las compañías de tecnología, con departamentos de I&D sustancialmente menores y la velocidad de los avances en innovación es mucho menor”, explica la empresa tecnológica.

Fuente: ListinDiario